Llámenos: +34 677 606 834

Cómo financiar la compra de un inmueble

La compra de una vivienda supone un desembolso de dinero bastante importante, y la mayoría de los compradores se plantean financiar el inmueble para hacer frente a esa cantidad.

Desde nuestra agencia inmobiliaria Quantum vamos a explicar las diferentes formas de financiar un inmueble.

 

¿Qué tipo de inmueble hay que financiar?

Es importante tener en cuenta qué tipo de inmueble queremos financiar, ya que en el caso de que sea una vivienda de obra nueva, normalmente el banco que ha financiado el proyecto de construcción será el banco que se encargue de la concepción de la hipoteca. En este caso, el comprador puede elegir subrogarse o quedarse con la hipoteca y las condiciones que nos da este banco.

En el caso de que el inmueble a financiar sea una vivienda de segunda mano, tendremos que comparar las diferentes hipotecas que ofrecen los diferentes bancos para elegir la que mejor se adecúe a nuestras necesidades.

¿Cuáles son las formas de financiar un inmueble?

Hay varias formas de financiar la compra de un inmueble:

  • Pago al contado: evidentemente si tenemos el dinero suficiente para pagar al contado una vivienda, puede ser una de las mejores opciones para financiar un inmueble, sin embargo, tendrás que valorar si merece la pena pagar el inmueble al contado, teniendo en cuenta que puedes quedarte sin ahorros para cualquier imprevisto.
  • A través de un préstamo hipotecario: en el caso de que elijas acceder a un crédito hipotecario, tienes que tener en cuenta la mayoría de los bancos no conceden el 100% de la financiación, sino que suelen conceder el 80%, así que tendrás que valorar si tienes ahorros suficientes para hacer frente a ese 20% que no te va a financiar la entidad bancaria. Si cuentas con ese porcentaje de ahorro, tendrás que decidirte entre una hipoteca de tipo fijo o una hipoteca de tipo variable.
  • Estas dos hipotecas tienen tanto ventajas como inconvenientes:
    • Hipoteca de tipo fijo: como su propio nombre indica, vas a pagar una cuota fija todos los meses, y normalmente los plazos de este tipo de hipotecas suelen ser menores. La desventaja puede ser que el interés sea un poco más elevado que en el de las otras hipotecas a tipo variable.
    • Hipoteca de tipo variable: en este tipo de hipotecas, la cuota se revisará cada seis meses o cada año, utilizando el Euribor como índice de referencia más el diferencial que pone el banco. Las ventajas de estas hipotecas son que son más asequibles y las comisiones menores, sin embargo, la principal desventaja es que varía la cuota y no tienes claro cuánto tienes que pagar durante todo el tiempo que dura el préstamo hipotecario.
  • Mediante subrogación: si se compra una vivienda que tenga una hipoteca establecida, podemos convertirnos en titulares de hipoteca sustituyendo al vendedor y en ese caso, financiaríamos el inmueble mediante subrogación.

¿Cuáles son los requisitos exigidos para financiar un inmueble?

Las entidades bancarias realizan un estudio de solvencia antes de conceder cualquier préstamo hipotecario en base a diferentes criterios:

  • Que el solicitante tenga estabilidad laboral y con antigüedad en el trabajo: para ello, revisan los ingresos mensuales netos.
  • Que la cuota de la hipoteca no supere el 30% de los ingresos.
  • Que el solicitante no figure en ninguna lista de morosos y esté al día con respecto a cualquier deuda o impago.
  • Que la calidad de la vivienda que se compra tenga facilidad de recolocación en el caso de que se incumpla la hipoteca.

Otros gastos a tener en cuenta a la hora de financiar un inmueble

Para financiar un inmueble, además de los gastos que conlleva la hipoteca (entre los que se incluyen: gastos de tasación, gastos por comisión de apertura, Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, gastos de notaría, gastos de registro la propiedad y gastos de gestoría), existen otros gastos derivados de la compra de una vivienda que hay que tener en cuenta:

  • Impuestos: que en el caso de vivienda nueva habrá que pagar el IVA y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados; y en el caso de vivienda de segunda mano, habrá que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
  • Otros gastos: de notaría, de registro de la propiedad y de gestoría, así como los seguros correspondientes.
Share This